sábado, 4 de septiembre de 2021

La gente no se acerca a las ballenas, son ellas las que se acercan a los humanos

Esta semana un fotógrafo llamado Max Jonas registró con su dron el tierno y emocionante encuentro entre una ballena franca austral con una persona en un kayak. Pero qué tiene de noticia un encuentro con una especie de ballena así? ¿Por qué es de interés internacional?

Este encuentro no fue como todo el mundo imagina los avistamientos de ballenas, que nosotros humanos salimos a su encuentro, a buscarlas. La persona en el kayak se llama Analía Georgetti, una abogada y docente que para celebrar su cumpleaños decidió subirse a una tabla stand up, haciendo algo fuera de lo común.

Ella en el mar, cuando se dió cuenta de la cercanía de la ballena, subió los remos al kayak para no lastimarla; pero su sorpresa fue que la ballena tocó suavemente el kayak como si quisiera comunicarse con ella. De pronto sintió un dron encima de ella que hacía un video, era Max Jonas quien estaba haciendo imágenes como parte de su trabajo habitual. 

Cuando Analía llegó a su casa, luego del “regalazo” que le dió la naturaleza en su cumpleaños se enteró del revuelo con el video tomado por el dron de Jonas.

En Chubut, provincia argentina, donde está Puerto Madryn, hay una ley que prohíbe el contacto con estos animales. "Pero en este caso fue la ballena la que se acercó al kayak para jugar como si fuera una mascota", confirmó el fotógrafo que hizo las imágenes que se volvieron virales. 

Algo que debemos saber con esta noticia es que "La gente no se acerca a las ballenas sino que las ballenas se acercan a los humanos”. Esta situación fue hermosa y ahora, no es para salir a buscar ballenas como cazadores de experiencias turísticas… más bien es para alegrarnos con este mensaje respetuoso de una gigante del océano hacia nosotros, pequeños humanos. ¡para aprender, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Colombia tiene el 30 antes del 2030

Hoy les traigo una noticia impactante directamente de la convención de la ONU en Lisboa, Portugal, que nos dio nuestro amigo Maximiliano Bel...